El ser humano tiene en promedio cuarenta pensamientos por minuto ¿Sacas la cuenta de cuántos tiene por día? 60.000 pensamientos ¿Por año? ¿De por vida? Ciertamente es abrumador, especialmente cuando recordamos que aún mientras dormimos la mente sigue generando pensamientos, ideas, recordando… trabajando inconsciente o conscientemente.

Cuando nuestra mente está saturada puedes resentirte física y emocionalmente. De hecho, médicamente este estado está definido como fatiga mental. El exceso de actividad mental puede producirnos trastorno del sueño, fatiga ocular, sensación continua de cansancio, adormecimiento, mareos, cefaleas, irritabilidad y alteraciones digestivas entre otros.

bombilla quemada

Muchos creen que es sólo el ámbito laboral es el que genera la fatiga mental, cuando en realidad, el exceso de carga mental no tiene ámbito. De hecho, Sharon M. Koeing, autora de “Los Ciclos del Alma” indica que la mayoría de los pensamientos del ser humano son repetitivos, negativos y del pasado. Por eso la necesidad de aprender a calmar y hasta silenciar nuestra mente. Por nuestra salud, bienestar y productividad.

El exceso de carga mental produce pérdida de concentración, disminuye la relación esfuerzo-resultado y la capacidad de asimilar información. Una mente desbocada puede no sólo producirnos enfermedades, sino hacernos sentir físicamente indispuestos o emocionalmente irritables e incapaces. También aumenta nuestras probabilidades de cometer errores, de perder información, de olvidarnos… Lo que deviene en un sentimiento más: frustración.

agotamiento

La mente es una obrera de trabajo duro 24/7, y dirás “todos los órganos del cuerpo lo son”, pero no, incluso hasta las funciones más vitales como la respiración o el latir del corazón tienen ritmos altos y bajos. El exceso de actividad mental es algo como vivir con el ritmo cardíaco y la respiración de un jugador de fútbol en el minuto 120 ¿quién puede llevar una vida en ese estado?

Más allá de la voluntad que tengamos por una mejor calidad de vida o de las búsquedas espirituales y filosóficas, calmar la mente trasciende las intenciones y se transforma en prioridad. No importa cuán espirituales seamos, no importa cuál es nuestra profesión, religión u oficio, tener una mente parsimoniosa es una necesidad para vivir más y mejor.

descansomental

Acá encontrarás algunos tips autodidactas: https://www.facebook.com/notes/bea-method/ejercicios-para-liberar-tu-mente-en-5-minutos/676469319089240

Para algo más profundo no dudes en consultarnos: http://beamethod.com/contacto/